Clases

Uno de los significados que se le da al yoga es la unión. Esa unión puede ser de dos polos opuestos o de los estados cambiantes de la mente. En la práctica de yoga buscamos la reconciliación de esos estados mediante la concentración y la meditación, ya sea en movimiento o en inmovilidad, llevando la atención al momento presente, al aquí y ahora. Eso se logra, además de algunas otras maneras, a través de una respiración consciente.

La capacidad de concentración en un punto y un momento no se da sola. Al contrario, requiere constancia y dedicación, esfuerzo, regularidad y disciplina. Pero una vez se empieza, implica un cambio transformador del practicante de yoga, manifestándose en innumerables beneficios, desde efectos a nivel físico y de salud, hasta estabilidad emocional y claridad mental.

“PrácticaMente Yoga” quiere acompañarte en ese proceso transformador, quiere brindarte el espacio ideal para motivarte, incitarte y animarte a que practiques yoga y puedas experimentar esos efectos.

La escuela dispone de clases en horarios que están pensados para ti, de modo que puedas elegir los momentos para practicar que mejor se adapten a tus obligaciones y responsabilidades. En la escuela contamos con una sala amplia, luminosa y tranquila – ideal para la práctica.

 

“PrácticaMente Yoga” te ofrece las siguientes actividades regulares:

  • Clases de práctica en diferentes niveles (adaptados al nivel de principiantes y más avanzados)
  • Clases de meditación y pranayama
  • Cursos de introducción al yoga

 

De forma no regular puedes encontrar además:

  • Clases avanzadas de formato “extra largo” (duración de dos a cuatro horas en fines de semana), incluyendo pranayama y meditación
  • Cursos y Talleres específicos (temas concretos del mundo del yoga)
  • Retiros

Las clases son abiertas, es decir, según la modalidad de pago que hayas elegido, puedes asistir a las clases que tú quieras, cuando mejor te vaya y sin previo aviso.

 

Si eres completamente nuevo en esto del yoga…

hay un dicho que dice «Más vale tarde que nunca…» – Eso es perfectamente aplicable al yoga, y no importa la edad que tengas o a lo que te dediques profesionalmente, solo necesitas decidirte… El yoga te está esperando.

«El yoga no es para mi, no logro relajarme» o «No tengo el físico para hacer esas posturas» o «Ya soy demasiado mayor» o «Con mi espalda no puedo hacer esos ejercicios» … Lo que muchas veces la gente no cree que realmente el yoga es para todos.

En realidad, no se trata de conseguir posturas acrobáticas ni “contorsiones raras”. Es cierto que trabajamos mucho con el cuerpo, con la flexibilidad y el fortalecimiento de tus músculos, especialmente enfocando la columna vertebral (aunque no únicamente), y que para conseguir ese estado interior hemos de tener un cuerpo sano y fuerte. Todo esto lo vamos trabajando gradualmente en las clases. No obstante, el yoga tiene más que ver con tu estado interior que con los logros a nivel físico.

Por eso, si nunca has practicado yoga antes, puedes inscribirte a uno de nuestros cursos de introducción al yoga. – En pocas sesiones te daremos una buena base para entender de qué va y te podrás incorporar a las clases regulares inmediatamente.

Pregunta en Recepción o contáctanos y estaremos encantados de informarte.

 

Un poco más allá de la práctica regular…

Es muy recomendable que asistas también a la “clase de meditación y pranayama”. Trabajaremos mucho con la respiración – un elemento clave en yoga, y exploraremos varias técnicas que nos ofrece el yoga para trabajarla. Además, en estas sesiones aprenderás las bases de la meditación, con los trabajos previos de concentración, relajación de la mente y, como hemos dicho, la respiración correcta.

Cuida tu respiración, cuida tus movimientos. Deja la mente en un solo punto.